ANTILHUE

 

En Voz mapuche se traduce como Lugar Soleado.

 

             Los primeros ocupantes humanos se instalaron en este valle hace 800 años aproximadamente, lo más probable es que estos inmigrantes hallan llegado de Argentina a través de los pasos cordilleranos. Cuando los españoles inician la ocupación definitiva de estos territorios durante el siglo XVII, el pueblo establecido aquí era Huilliche, eran horticultores y secundariamente recolectores, cazadores y pescadores.

 

           Los Mapuches Huillines crearon una hermosa cultura, que los españoles nunca comprendieron y que los misioneros religiosos pusieron su empeño en destruir. Estos indígenas eran grandes alfareros como lo atestiguan los sitios arqueológicos del fundo Santa Virginia y del sector de Fochahue en el actual valle del Calle Calle; este pueblo construía sus viviendas en forma rectangular, los hombres practicaban la poligamia y las mujeres eran el sostén económico del hogar, creían en una vida más allá de la muerte, de forma corpórea o física, de ahí el hecho que enterraran a sus difuntos con agua, comida, más sus herramientas de caza y pesca, físicamente eran pequeños, grandes caminantes y muy pacíficos en el trato con sus semejantes.

 

LOS MISIONEROS RELIGIOSOS:

 

           Son los misioneros Franciscanos los primeros blancos en instalarse en el entonces llamado “Partido de Arique” que comprendía los poblados indígenas de Chincuín, Calle Calle, Los Juncos, Fochahue, Quesquechán y Antilhue. Hoy sin embargo el nombre de Arique solo sirve para nominar un pequeño sector aledaño a Chincuín.

 

         El Cacique Cumillanca de Arique autoriza en sus dominios la instalación de la misión Franciscana, que Queda a cargo de Fray Antonio Sors a mediados del siglo XVIII, además el Lonco Cumillanca, señor principal dona 75 cuadras de tierra para que se instale la misión, el cementerio y las tierras de labranza de los misioneros, de igual manera otorga 75 cuadras de tierra para que se instale el Capitán de Amigos Francisco Aburto, el vecino más antiguo dg este lugar y que dio origen a la numerosa familia Aburto con sus diversas ramificaciones. Posteriormente hacia 1775 llega hasta el lugar el misionero fray Benito Delgado, quien escribe un diario con los pormenores de la fallida expedición valdiviana en busca de la ciudad de los Césares.

 

        Después de la expulsión de los Jesuitas de los dominios del rey de España en el último cuarto del siglo XVIII, se instala en el valle de Antilhue el más grande hacendado del Sur de Chile don Félix Agüero de la Guarda, quien da origen a otra de las numerosas y antiguas familias del sector.

       Por medio de enlaces matrimoniales con Aburtos y Agüeros llegan al lugar en el siglo XIX los Vio, los Barril, los Valverde, Irureta y otros.

 

El año 1907 la misión de Arique recibe el título de Vice Parroquia de Calle Calle y pasa a depender del obispado de Ancud, hasta que se crea el obispado de Valdivia en 1944.

        Con el proceso de la colonización alemana se instalan en la Subdelegación de Arique o Calle Calle algunas familias germanas entre ellas los Matthei, los Ritter, Westermeir, los Schehing y otros.

 

        La familia Schehing inicia el recorrido ordinario de vapores entre Valdivia y nuestra Subdelegación con cuatro viajes semanales, siendo los pioneros del transporte fluvial a través del Calle Calle.

 

        El año 1891 se funda la comuna de Calle Calle uniendo las Subdelegaciones de Arique y Quinchilca, la cabecera política de este nuevo municipio radica en Quinchilca y el juzgado en calle Calle, durante las primeras décadas de nuestro siglo se destaca como municipal de Calle Calle el vecino de Antilhue don Dionisio Agüero Vio, a quien le roban un puesto en el Parlamento el año 1916.

 

      Cuando se inicia la construcción del Ferrocarril en nuestra región, bajo el gobierno de Balmaceda, será la familia Agüero la que dotará de durmientes a este medio de transporte en construcción y cederá un sector del valle de Anticue para instalar la estación que daría origen en nuestro pueblo varios hoteles, ya que el trazado del ramal Antilhue-Valdivia se demoró en construir y era de trocha angosta, además lo blando del terreno lo inutilizaba durante gran parte del año, por lo que los vapores de los hermanos Schehing siguieron prestando servicios durante las primeras dos décadas del presente siglo.

 

        Durante la primera mitad del siglo XIX se crea la escuela de Calle Calle, siendo una de sus primeras preceptoras la señora Xenobia Oróstogui y el último maestro el señor Osvaldo Pradenas Aburto.

        La vice parroquia de Calle Calle fue atendida por muchos años por el sacerdote Agustín Pérez Molina, posteriormente se crea la parroquia de Antilhue y el pueblo ve surgir dos escuelas, una de niñas y otra de niños. Algunas de sus primeras maestras fueron la señorita Ester Medina, Juanita Fajardo de Arias y la Sra. Josefina Ilabel de Mundaca.

 

       Durante el gobierno de Gabriel González Videla se construye el edificio e la escuela y se crea la escuela mixta de Antilhue.

 

       A mediados de este siglo nuestro pueblo estaba dotado de los servicios e instituciones más fundamentales en toda la comunidad urbana como por ejemplo luz, agua, Retén, Escuelas, Cruz Roja, posta, Bomberos, Club de Huasos, Correos y Telégrafos y deportivo Ferroviarios una de las Instituciones más antiguas del pueblo, el cual estaba dotado de campo deportivo y medialuna, finalmente señalaremos que el Ferrocarril era el principal medio de transporte público de carga y pasajeros y Antilhue se constituyó en la estación más importante del Sur de Chile.

 

        Actualmente la decadencia del ferrocarril ha significado el atraso y abandono de nuestro pueblo, lo que unido al cierre de la mina de carbón de Pupunahue ha sido un factor que explica la fuerte emigración que sufre nuestra comunidad, especialmente de los elementos jóvenes.

          No podemos terminar esta reseña sin dejar de recordar y mencionar a dos hombres públicos que desde distinto ámbito hicieron su aporte al progreso de Antilhue. El primero es don Luis Herrera, Alcalde de Los Lagos e impulsor de grandes obras de adelanto en bien de nuestra comunidad. El segundo es don Ezequiel Salas Cornuy, Primer Director de la Escuela Mixta de Antilhue regidor y Alcalde de la comuna Laguina.

 

           Actualmente y desde el año 2008, la Unidad Territorial Antilhue, en una vasta y sólida agenda, priorizó  a corto y mediano plazo las prioridades más urgentes a solucionar, y es así que en múltiples reuniones del consejo regional y foros de desarrollo de la Estrategia Regional de desarrollo se consideró priorizar el regreso de la locomotora a vapor 620 M/N para que se reactive económicamente a todas las comunidades deprimidas desde Valdivia a Antilhue, y es así que el tren a vapor será no solo un acontecimiento romántico del pasado sino toda una reactivación económica.